miércoles, 22 de octubre de 2008

XX. En algún lugar...

Los ojos de Ed. Expunctor se sumergían en aquel rostro tratando de identificarlo, pero la conmoción apenas le dejaba retomar sus recuerdos. Con un esfuerzo sobrehumano, consiguió levantar su brazo y acariciar aquellas mejillas. Pasó las yemas de los dedos por el entramado de su piel, tratando de leer como un invidente las facciones de esa cara. Cerró los párpados con fuerza. Volvió a abrirlos despacio y, esta vez, pudo ver la escena con mayor claridad.

Tenía junto a él a una chica joven, quien también miraba con curiosidad a Ed. Aquella muchacha tenía el pelo muy largo y oscuro. Su piel era del color de la arena mojada y la forma de sus ojos no podía compararse con la de de ninguna raza humana de manual de instituto. Ambos se miraban con curiosidad. Sólo un lamento interrumpió el intercambio de miradas. Era Duckland. Su cuerpo, colocado en una posición digna de una gimnasta rusa, se encontraba entre dos cajas de gran tamaño. Ed. se levantó instintivamente y, dejando a un lado a la observadora muchacha, fue corriendo a ayudarla. La incorporó como buenamente pudo, pues todavía le flaqueaban las fuerzas.

—¿Estás bien? —preguntó Ed.

—¿Dónde estamos? ¿Nos hemos salvado? Dios, esto es horrible —dijo una aturdida Duckland.

—Ehhhhh... Que estoy aquíiiiii —se escuchó desde el fondo de la fábrica.

—¡Chufowsky! —reconocieron ambos a la vez.

Ed. y Duckland se apresuraron a buscar a Chufowsky en aquella fábrica abandonada. La muchacha del cabello oscuro miraba la escena con curiosidad. Facilitó mucho la tarea el que Chufowsky siguiese hablando, pues aquel lugar era gigantesco. Se encontraba bajo unas lonas de color azul y estaba en peor estado que sus compañeros. Lo pusieron en pie y Duckland lo reconfortó con un abrazo. Echaron un último vistazo. Allí no había nadie más.

—¿Dónde estamos? —preguntó Chufowsky.

—No lo sabemos, pero estamos vivos —replicó Ed.

—¿Y quién es ella? —interrogó de nuevo Chufowsky, señalando a la extraña.

Entonces los tres miraron a aquella muchacha de cabello oscuro que ni se había inmutado. Aún permanecía junto al lugar en el que en un principio se encontraba Ed.

* * *

Dark y Jony caminaban atentos en busca de alguno de sus extraviados compañeros de viaje. Dark estaba realmente cansada y le pidió a Jony que se sentaran un rato en alguna de las grandes rocas que había en el camino. Pero Jony pensó que no era buena idea, así que siguieron caminando. Dark arrastraba los pies, así que no es de extrañar que se cayese al suelo cuando tropezó con una raíz de un árbol que sobresalía de la tierra. Entonces se puso a llorar.

—Dark, ¿qué te pasa?, ¿te has hecho daño? —preguntó Jony al darse cuenta de que su compañera de búsqueda estaba por los suelos.

—No —dijo Dark—, pero es que no puedo más. No sé si alguien ha caído en el detalle de que podríamos estar muertos, de que nos podríamos haber ahogado. Y aquí todo el mundo actúa como si no pasase nada. Yo no sé lo que hacéis vosotros en el tiempo libre, pero esto para mí es muy extraño —explicaba Dark subiendo cada vez más la voz y llorando con más fuerza.

Entonces Jony la levantó y la abrazó con ternura. Sus mejillas se rozaban mientras él le decía al oído que todo iba a salir bien. Comenzó a acariciar su pelo y, lentamente, deslizó sus manos hasta las mejillas de Dark, enfrentándola a su rostro. Le secó las lágrimas y la besó dulcemente en la frente. Dark cerró los ojos mientras los labios de Jony se deslizaban por su cara hasta los de ella.

—Están aquí, Mem, están aquí —gritó Arenas al otro lado de unos matorrales.

Jony y Dark se separaron de inmediato y observaron, asomadas entre la maleza, las cabezas de Mem y Arenas.

—Qué alegría veros —dijeron Arenas y Mem al unísono.

—Sí, qué bien —comentó Jony mientras él y Dark se miraban los pies con las manos en la espalda.

—Llevamos no sé cuántas horas dando vueltas. ¿Sabéis dónde estamos? ¿Y el resto? —preguntó Arenas.

—Ni idea. Nosotros os estábamos buscando. Markatwo, Prometeo e Ícaro están con nosotros, pero todavía debemos encontrar a Ed., Duckland y Chufowsky —explicó Jony.

—Nosotras no podíamos nadar más y al final decidimos agarrarnos y dejar que nos arrastrara la corriente. Aparecimos muy lejos de aquí, explicó Mem.

—Bueno, pues tenemos que ver qué vamos a hacer ahora, porque… —intentó decir Dark.

Pero no pudo terminar la frase, porque ante ellos apareció un hombre de gran tamaño. Su cabello era largo y oscuro. Su tez, como la arena mojada de la playa. Sus ojos tenían una forma extraña. Los cuatro se abrazaron asustados.

* * *

Markatwo, Prometeo e Ícaro seguían rastreando la zona con la esperanza de encontrar algo o a alguien. Caminaban cada uno hacia un lugar distinto, pero no se alejaban lo suficiente como para perderse de vista. Prometeo se acercó a Ícaro.

—Yo creo que por aquí no vamos a encontrar mucho. Deberíamos dividir el terreno en zonas y salir en busca de los demás —explicó Prometeo.

—¿Y si nos perdemos también nosotros? —replicó Ícaro.

—No tiene que ser tan difícil. Con la cantidad de películas de náufragos que hemos visto, ya nos sabemos algunos trucos —comentó Prometeo.

—Sí, fíjate que desde el sillón de casa se ve todo esto más divertido —ironizó Ícaro.

La conversación se vio interrumpida por un grito de Markatwo. Ícaro y Prometeo corrieron hacia donde éste se encontraba y pudieron ver frente a él a un grupo de personas. Tenían el cabello largo y oscuro, la piel como el color de la arena mojada y ya podéis adivinar cómo eran sus ojos.

5 comentarios:

prometeo dijo...

Los ojos los tendría... extraños! Muy bueno Dark. Que inoportuna estuvo Arenas, no? Por un momento tierno que iba a tener la inercia... En fin, al menos de momento no parecen hostiles nuestros nuevos compañeros de aventura con la tez arana mojada y extraños ojos.
Enhorabuena y que siga la inercia!

Thedarksunrise dijo...

Muchas gracias Prometeo. La verdad es que sí, Arenas es un poco 'cortarollos'. Ainsss, qué muchacha xDDDD Es misión del próximo narrador decidir el nivel de hostilidad de los señores extraños. Así que, que se anime pronto el siguiente :)

Besissssssss

Ed. Expunctor dijo...

La inercia se pone... interesante.

mem dijo...

Me gusta....romance a la vista??
siento haber sido una inoportuna, XDDDD.

Arenas dijo...

Vaya, parece que no estáis tratándome demasiado bien... ;-) La próxima vez llamaré.
Muy bueno, Dark
SAludos